Se trata de programar, planificar y periodizar las cargas de entrenamiento para conseguir el objetivo deportivo (marca deportiva) valorando periódica y regularmente su condición física de modo individualizado. Comprende tres aspectos básicos como la noción de rendimiento en el sentido genérico del término, la especificidad de los ejercicios y la noción de planificación.
Objetivos:
1-Optimizar el programa de entrenamiento.
2-Mejorar la recuperación entre los periodos de entrenamiento y las competiciones.
3-Lograr y mantener un peso corporal adecuado.
4-Reducir los riesgos de lesión y enfermedad.
5-Tener confianza en el estado de preparación a la hora de enfrentarse a la competición.

“El entrenamiento es un proceso continuo de trabajo que busca el desarrollo óptimo de las cualidades fí­sicas y psí­quicas del sujeto para alcanzar el máximo rendimiento deportivo. Este es un proceso sistemático y planificado de adaptaciones morfofuncionales, psí­quicas, técnicas, tácticas, logradas a través de cargas funcionales crecientes, con el fin de obtener el máximo rendimiento de las capacidades individuales en un deporte o disciplina concreta.”